"Blasnior": la historia de amor gay que cuenta "Simona"

Gabriel Gallicchio y Renato Quattordio componen a Blas y Junior en la tira de El Trece, dos jóvenes que se animar a vivir un romance que arde en las redes. 

Los protagonistas de la novela Simona (El Trece, lunes a viernes a las 21.30) son Ángela Torres y Gastón SoffrittiPero también es furor en las redes sociales la pareja gay que interpretan Renato Quattordio y Gabriel Gallicchio. O Junior y Blas, según como se llaman sus personajes. Es más: combinando esos nombres, se ha generado un nuevo “ship”: “Blasnior”. Y suma cada vez más seguidores.
“Me pone muy contento que esté pasando algo así con nuestros personajes, que guste tanto la pareja que formamos con Junior... ¡Y que seamos trending topic! Por las redes sociales nos mandan muchos mensajes. Con el 'ship' 'Blasnior' la gente trata de involucrarse en el programa”, señala Gabriel en el bar de los estudios Baires, a pocas cuadras de la Panamericana, algo así como el Hollywood de Don Torcuato, un lugar donde se filmaron películas como Tiempo de revanchaPlata dulceLa noche de los lápices y varias de las de Alberto Olmedo y Jorge Porcel.
“Sí, tal cual. Para nosotros es un año muy lindo”, se suma Renato, no menos entusiasmado. “Estamos disfrutando mucho el hecho de poder contar un historia como ésta, de dos chicos jóvenes, en pleno descubrimiento de sus intereses, que incluye encuentro sexual...”.

SPOT: Renato Quattordio y Gabriel Galliccio actores de la novela "Simona" Fotos Ruben Digilio.
SPOT: Renato Quattordio y Gabriel Galliccio actores de la novela "Simona" Fotos Ruben Digilio.
-Gabriel: Es una historia que sirve para eliminar prejuicios.
-Renato: Claro. El público se lo toma súper bien. Está buenísimo que se toquen estos temas en la televisión, a las 9 de la noche, cuando toda la familia se junta a comer... En este tiempo he recibido mensajes de chicos de 14 ó 15 años que me dicen: 'Gracias a Junior y a Blas pude hablar con mis padres y contarles que me pasaba lo mismo que a ellos...'.
-Gabriel: Sí, muchos chicos toman coraje... Son chicos que no se animan a contarles lo que les pasa ni siquiera a sus amigos.
-Renato: Era hora de que la ficción sirviera para algo así.
-El contexto parece ser el ideal para que se cuenten historias de estas características.
-Renato: Sí, está buenísimo... Y es algo que pasa no sólo en la Argentina. En España, por ejemplo, en la serie Merlí, Bruno está enamorado de uno de sus compañeros de colegio secundario: Pol Rubio... La película Yo soy Simón también se trata de un chico que sale del closet.
-¿Cómo surgieron los personajes de Junior y Blas?
-Renato: Cuando me propusieron que hiciera el personaje de Junior, me gustó. Me pareció que iba a estar muy bien en un programa que apunta a los jóvenes... Los jóvenes son los que tienen menos prejuicios. Los prejuicios, en todo caso, los tienen los grandes... Nuestros abuelos veían a la homosexualidad directamente como una enfermedad. Nuestros padres son más abiertos pero en algunos casos también lo ven como un problema...
-Gabriel: O les parece una noticia que tal chico sea gay, cuando deberían tomarlo con absoluta naturalidad... Hay gente que es cavernícola, como Mauro (Matías Desiderio), el papá de Junior en la ficción.
-Renato: Y sí, alguien en la ficción tenía que ser así, cavernícola... Si no, no iba a ser creíble. No daba que fuéramos todos cool...
-Gabriel: Cuando fui a hacer el casting, me enteré del personaje. Y me encantó. Lo sentí como un nuevo reto. Además, me siento muy cómodo de trabajar con él (lo mira a Renato).
-Renato: Yo me siento más o menos (risas). No, en serio. Componer estos personajes es una responsabilidad. La gente se identifica con nosotros.
-¿Las escenas en las que Junior y Blas se besan requieren mayor ensayo?
-Renato: La historia está muy bien contada. Todas las escenas se trabajan con mucho cuidado. La relación entre Junior y Blas se fue armando de a poco. Pasaron muchos capítulos hasta que Blas apareció en la vida de Junior... Fuimos tanteando cómo se recibía en el público. Y se recibió muy bien.
-Gabriel: Esteban del Campo, uno de los guionistas del programa, siempre nos dice que lo que más le interesa es contar un historia de amor... No importa que nuestros personajes sean gays.
A Renato, de 20 años, también le dicen Tato. Vive en Don Torcuato, cursó el colegio secundario en el Parroquial San Marcelo y es hincha de Platense. “Estoy muy feliz con el ascenso a la B Nacional”, suelta.
Con cierto parecido a Fernando Ruiz Díaz, el líder de Catupecu Machu, Renato es actor y toca la batería. “También me gusta dibujar, pintar... Y ahora estoy leyendo mucho: estoy enganchado con libros de filosofía: Foucault, Nietzsche, Epicuro...”.

SPOT: Renato Quattordio y Gabriel Galliccio actores de la novela "Simona" Fotos Ruben Digilio
SPOT: Renato Quattordio y Gabriel Galliccio actores de la novela "Simona" Fotos Ruben Digilio
Galancito si los hay, en su momento estuvo de novio con Ángela Torres. “Cortamos hace dos años...”, explica. “Pero nos seguimos llevando muy bien”.
También para Pol-ka, en 2013 hizo “un bolo” en Solamente vos, la novela que protagonizaban Adrián Suar y Natalia Oreiro.
A la hora de decir qué actor admira, no duda: “Hay varios... Pero me gusta mucho cómo trabaja Martín Slipak”.
De 27 años, Gabriel vive en Balvanera y, antes de ser actor, se recibió de radiólogo. “Nunca llegué a ejercer”, explica.
También se asume como “fanático” del fútbol. “Siempre que puedo voy a la Bombonera con primos y amigos...”, detalla. “Me hice un sólo tatuaje, que me dolió muchísimo pero valió la pena: es un escudo de Boca. Lo llevo en el gemelo derecho...”.
Desde hace seis meses, Gabriel está de novio con “Antonella”. Le gusta mirar series, como La casa de papel, Escobar, el patrón del mal o El lobista. Y sus actores favoritos son “Darín, Brandoni, Minujín, Furriel y De la Serna”.
Antes de compartir el set en Simona, Renato y Gabriel ya habían trabajado juntos en la primera temporada de Once, una producción de Pol-ka y Disney.

Renato Quattordio y Gabriel Galliccio, actores de la novela "Simona". Fotos Ruben Digilio
Renato Quattordio y Gabriel Galliccio, actores de la novela "Simona". Fotos Ruben Digilio
-¿Cómo lo tomaron sus amigos y familiares cuando se enteraron de que ustedes iban a componer estos personajes?
-Gabriel: Mis amigos y familiares están contentos con mi trabajo. Lo que más me preguntan es cómo hago las escenas de besos... Y yo siempre les respondo lo mismo: ahí, en ese momento, con 700 personas en el estudios, en lo único que pienso es en la historia que tengo que armar. También he besado a compañeras... ¡Y no pasa nada!
-Renato: Cuando te metés en un papel como éste, tenés que tener huevos para saber interpretarlo.
-Ya contaron que les mandan muchos mensajes positivos. ¿También reciben críticas?
-Renato: El que te critica o te hace bullying porque estás interpretando un personaje de estas características es porque algo tiene que resolver.

"Flozmin", el antecedente más cercano

No es la primera vez que el público arma un “ship” como el de “Blasnior”. El año pasado, en Las Estrellas, Violeta Urtizberea y Julieta Nair Calvo también formaron una pareja muy lograda. Y en las redes sociales se lanzó “Flozmin”, una combinación de Florencia y Jazmín. Antes de eso, en 2012, se había dado un caso parecido. En Dulce amor, el “ship” fue “Marcoria”, por Marcos y Victoria, los personajes de Sebastián Estevanez y Carina Zampini.

Se viene el teatro

Simona (Ángela Torres) sueña con ser cantante. Cuando entra a trabajar a la casa de los Guerrico, se enamora de Romeo (Gastón Soffritti). La historia es un éxito en la televisión. Y, como suele suceder en estos casos, el programa será adaptado para el teatro. “Ya hay una fecha confirmada: el 29 de septiembre se podrá ver en el Luna Park. Será un espectáculo con mucha música en vivo, mucho baile...”, adelanta Renato. Y cierra Gabriel: “También es probable que se arme una gira por el Interior”.
Fuente: El Clarin