TODXS JUNTXS

La violencia simbólica, la discriminación, la construcción de los estereotipos y la elaboración de los discursos hegemónicos no podrían superarse sin la incorporación de la perspectiva de género. Los espacios comunes inclusivos y flexibles también resultan difíciles de imaginar sin poner en cuestión los diseños tradicionales que no incorporan esta mirada. Y en este proceso de repensar ciertas prácticas  e integrar la diversidad, la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) de la UBA inauguró el año pasado su primer baño sin distinción de género para todas las personas que quieran utilizarlo. 

La iniciativa responde a la necesidad de garantizar en la universidad un ambiente libre de discriminación, hostigamiento y violencias por razones de identidad sexual y/o de género y adoptar medidas de prevención para combatir este tipo de acciones. El nuevo espacio, que antes se destinaba exclusivamente a varones, se intervino para ampliar derechos y generar bienestar entre estudiantes, docentes y nodocentes que circulan por la facultad. 
Fuente: pagina12