Nino Bravo, 45 años después un inmortal

Justo cuando se había convertido en el mayor exponente de la música ligera en español y al momento de alcanzar su madurez como cantante, Nino Bravo perdía la vida en un accidente automovilístico el 16 de abril de 1973, hace hoy 45 años. Vicente Moya, manager del cantante, se había propuesto realizar el viaje en avión, pero por diversas circunstancias que quizás pudieron evitar el accidente, el inolvidable cantante y sus acompañantes tuvieron que irse por carretera.

Luego de su desaparición, Nino se convirtió en un mito y desde entonces los más renombrados intérpretes y músicos consideran al cantante español como el “Rey Midas” de la canción hispana, gracias a su timbre, potencia, afinación, voz cálida y varonil y a su registro de tenor dramático, tipo de voz que escasea hasta en el mundo de la ópera.
La supremacía vocal del cantante valenciano ha sido reconocida por intérpretes de la talla de Julio Iglesias, José José, José Luis Rodríguez, Luisito Rey, Manolo Galván, Germaín de la Fuente, Nelson Ned, Danny Rivera, Elio Roca, Yaco Monti, Vicente y Alejandro Fernández, entre otros. Sólo sus paisanos Camilo Sesto y Raphael se habían resistido por celo profesional. Sin embargo, con el paso de los años lo hicieron.
Es bien conocida la admiración hacia Nino Bravo de sus colegas cantantes. En una entrevista realizada a José José en México hace algunos años le consultaron sobre quiénes eran sus intérpretes favoritos y expresó: “Para mí Nino Bravo es el mejor cantante de todos nosotros. Soy una mezcla de todos ellos, pero supe desarrollar un estilo propio”.
El cantante mexicano lo reiteró aquí en República Dominicana en el programa “De Extremo a Extremo” hace unos años cuando ante una pregunta similar de Michael Miguel y Fausto Polanco, consideró a Nino como un increíble cantante y como el mejor de su generación.
En junio de 1973, Nino Bravo tenía en agenda además realizar un recital junto a Mocedades en Televisión Española, e iba a iniciar una gira por Latinoamérica (había realizado cinco en Sudamérica), que iniciaba en Venezuela, luego viajaría a México, República Dominicana y Puerto Rico, pero todo eso quedó en el tintero con el accidente automovilístico que provocó el fatídico desenlace.

Luego de su bautismo musical con el tema “Como todos”, y de grabar canciones como “Es el viento”, “Tú cambiarás”, “Esa será mi casa”, entre otras, Nino Bravo dio el gran salto y convirtió la canción “Te quiero, te quiero” (pensada inicialmente para Lola Flores o Raphael), en el tema del verano de 1970.
En el Festival de Eurovisión representó a España, quedando en segundo lugar, pero su nombre y su figura recorrieron la Madre Patria de punta a punta.
Luego de su participación en el Festival de Río de Janeiro en octubre de 1972, donde interpretó de manera magistral “Mi tierra”, su figura se consolidó a nivel internacional.
Un mes antes de su muerte, Luis Manuel Ferri Llopis, conocido artísticamente como Nino Bravo, comenzó a apadrinar al dúo musical Humo, integrado por Fernando Romero y Miguel Ciaurriz, a quienes veía como los nuevos “Beatles” y tres semanas antes había firmado un contrato de cinco años con su casa discográfica, que le iba a lanzar a nivel mundial.
PRIMER ENCUENTRO CON JULIO IGLESIAS
Nino Bravo era número uno indiscutible en toda España y en la mayoría de países de habla hispana, y sólo México le había costado conquistar, algo que cristalizó a finales de 1972, tras firmar un ventajoso contrato, sin embargo respecto a esto hay una anécdota muy jocosa.
El cantante español había sido anunciado con bombos y platillos para presentarse el 10 de noviembre de 1972 en el famoso Centro Nocturno "El Patio", reconocido en esos tiempos como el mejor de México. Además tenía galas previstas para todo el resto del mes, sin embargo, los trámites burocráticos no se hicieron a tiempo debido a que en el grupo del cantante había uno (Vicente López), que tenía el mismo nombre de un terrorista mexicano y todo fue suspendido y la gerencia de El Patio retiró los carteles de la atracción.
A pesar de la cancelación del contrato, Nino Bravo y sus músicos llegaron sorpresivamente a la capital mexicana a fines de noviembre de ese año para ganarse a los mexicanos y lo bonito que ocurrió, quizás no hubiese ocurrido de haberle llegado el visado. 
El cantante hizo varias presentaciones en televisión y en una de esas grabaciones televisivas coincidió con Julio Iglesias que ya era bastante famoso en la nación azteca y de este lado del atlántico
En un momento del descanso, Iglesias toma del brazo a Nino y, dirigiéndose al presentador del espacio pronuncia una frase que quedó marcada en los anales de la música, algo así como "este es el mejor cantante de mi país, y uno de los tres mejores del mundo".
En su estadía en México ocurrió otra anécdota y es que el fallecido cantante se iba a presentar en un programa televisivo que producía Miguel Aceves Mejía, quien no lo conocía y Nino esperó tranquilamente un buen rato y en un momento el intérprete argentino Yaco Monti, quien también iba a cantar intervino y se acercó a Aceves Mejía para informarle de la situación y le comentó: "mira Aceves, ese que tú ves ahí es Nino Bravo, el mejor cantante de España y tienes mucho rato esperando" y de inmediato Aceves Mejía le dio paso a Nino para que cantara.
ENTRE LOS DOMINICANOS
En República Dominicana sus canciones suenan con regularidad y cuenta con varios clubes de fans. Además es admirado por Omar Franco, Fausto Rey, Anthony Ríos y Hansel.
FESTIVAL VIÑA, CHILE
Mucha gente desconoce que Nino Bravo participó como invitado en el XII Festival Internacional de Viña del Mar, celebrado en febrero de 1971.
El cantante valenciano interpretó tres canciones: Tú Cambiarás", "Mi Querida Mamá" y "Te Quiero, te Quiero", con lo cual puso a delirar al público que pedía más, pero el contrato sólo estipulaba tres canciones.
“Aunque quisiera no hubiese podido porque la orquesta sólo poseía las partituras de las tres canciones previstas”, observó el director de la orquesta.

ES BUSCADO EN LAS REDES
Según un sondeo reciente, Nino Bravo es uno de los hispanos más reproducidos en las redes sociales, algo fuera de lo común, pues murió hace 45 años.
(( NI LA MUERTE PUDO DETENER SU FAMA.
Luis Manuel Ferri Llopis, que así se llamaba Nino Bravo, nació en Ayelo de Malferit, provincia de Valencia. Murió en este vehículo en un accidente de tránsito a la edad de 28 años. Él tenía trazado un destino que era el del triunfador y ni siquiera la muerte logró contenerlo en ese periplo imparable hacia la inmortalidad, a cuya luz se asomó irreversiblemente aquel trágico 16 de abril de 1973.

Nota Completa: https://www.listindiario.com/entretenimiento/2018/04/16/510764/nino-bravo-45-anos-despues-un-inmortal

Dejanos tu consulta en el FORMULARIO DE CONTACTO