Los Palmeras dedican una canción a la selección Argentina de Fútbol

La historia cuenta que la primera vez que Marcos Camino, uno de los fundadores de Los Palmeras, escuchó el “Bombón Asesino” no le gustó para nada. Le parecía que era un tema más del montón, que no tendría éxito y que era mejor no incluirlo en ningún disco. “No tenía expectativas, te soy honesto. Pero la que me dijo que lo grabara fue mi señora y yo le dije que estaba loca...”, le cuenta a Olé el hombre del acordeón y líder de la banda más representantiva de la movida tropical que ya lleva 45 años haciendo bailar a un país.


Y más también, ya que justamente la dimensión que alcanzó el Bombón a partir del 2006 fue mundial. A tal punto que el Porto festejó la liga portuguesa que ganó al ritmo de la banda que ¡hasta tiene un plato de comida con su nombre en Santa Fe! Y como son mundiales, en la previa de la Copa del Mundo grabaron “Vamos a volver”, una canción dedicada exclusivamente a la Selección y por supuesto a Messi, quien también es santafesino y obviamente fana de la cumbia.

“El tema lo grabamos hace poquitos días y queremos ver cómo responde la gente. Yo por ahora lo veo como el Bombón, je, aunque ojalá tenga el mismo éxito o más”, avisa Camino, quien el martes estará junto a Cacho Deicas, la voz cantante, en la Bombonera haciendo el videoclip del tema cuando la Argentina se despida de los hinchas ante Haití.
-¿Cómo surgió esto de escribirle a la Selección?
Marcos Camino: La idea original es de Juan Baena, el mismo que escribió el Bombón.Es la primera vez que hacemos un tema así. Ya lo teníamos preparado antes de que se diera el furor por el Mundial. Si Dios quiere y Argentina tiene una buena actuación, seguramente va a pegar mucho en la gente. El martes vamos a terminar el clip que comenzamos a filmar en un boliche de Moreno. Esperemos que la Bombonera sea una fiesta.
Cacho Deicas: La idea es llevar alegría y aliento a los muchachos, y levantar la bandera de Santa Fe. La canción es muy pegajosa, muy de cancha, para que que la cante la tribuna. No podíamos estar ajenos a un acontecimiento tan grande como un Mundial.