Con solo 12 años fundó su propia escuela para ayudar a los chicos del barrio


Con solo 12 años y un corazón que desborda solidaridad y compromiso con los demás, Leonardo Nicanor Quinteros instaló una escuela en el fondo de la casa de su abuela para ayudar a sus vecinos del barrio Las Piedritas, en la provincia de San Juan.

Se lama "Escuela Unidad y Patria" y tiene muchos alumnos que asisten sin ningún tipo de obligación, sólo para aprender y estudiar. No hay maestros, no hay porteros, no hay directivos; sólo Nicanor, quien los dirige y les enseña todo lo que aprende de su verdadera escuela, a la que asiste en Pocito.
Pero un día se le ocurrió ayudar. Así comenzó en el fondo de la casa de su abuela Ramona a brindar apoyo escolar a los otros chicos del barrio.

La escuela de Nicanor se divide en grados, tiene pizarrones, libros y armarios, un botiquín de primeros auxilios y hasta una campana para llamar al recreo. Por un reproductor casero, que tiene un micrófono y parlantes incorporados, como atados con alambre, los chicos de la Escuela Unidad y Patria entonan el himno.

Una bandera –donada- flamea en cada acto, en aquellos momentos que son celebrados por los chicos en las fiestas patrias y cada día para darle la bienvenida a la jornada y arriarla en el ocaso. Todos cantan paraditos como soldados mirando la celeste y blanca, escoltada por los elegidos.