Alejandro Fernández al desnudo y en su propia voz

 “Quería que jóvenes como yo se interesaran en las rancheras”, dijo el cantante mexicano. 


El querido potrillo mexicano Alejandro Fernández es un artista exitoso con una enorme fama internacional. Ganó su respeto en la industria por vender más de 30 millones de álbumes en el mundo. Posee hermosos clásicos de la ranchera, balada y pop hispano, género donde se ha mantenido largo tiempo, Hasta llegó a coquetear con nuevos sonidos, como el urbano.
Alejandro, hijo de la leyenda Vicente Fernández se lanzó al canto en 1995 con su hit Como Quien Pierde Una Estrella, y dos años después ya se encabezaba la Billboard Hot Latin Tracks en Estados Unidos por su sencillo Si Tú Supieras. Aunque quien mejor que él, para contar un poco lo que fue su camino a la cima.
“Nací cantando. Me acuerdo de mi niñez y me veo cantando. Tenía 13 años fue supe que podía llegar a las personas con la música. Para esta profesión no sólo hace falta tener una bonita voz. Se debe proyectar lo que se dice, que la gente ponga atención y sienta lo que estás dando en el tema”, dijo.
“Mi lugar era las baladas. Adoraba escuchar a José JoséEmmanuelMijaresLuis Miguel y Camilo Sesto. Empecé con las rancheras, aunque para la música mexicana se necesita una voz fuerte. Como la de mi padre que es como de ópera. Es potente y con gracia”, reveló el guapo cantante.
“Cuando cantaba rancheras, quería que jóvenes como yo se interesaran en ese estilo. Me gustaba pensar que salía al mundo a representar a mi México y a nuestra América Latina. La música que conocemos”.
Previo a su paso por los escenarios, estudió en la secundaria Cervantes Colonia y más adelante llegó a la Universidad Valle de Atemajac para dedicarse a la arquitectura, profesión que amaba. “Quería darle una satisfacción a mis padres, pues ninguno de mis hermanos terminó una carrera. Mis compañeros me trataban como uno más, no como el hijo de Vicente, cosa que agradecí”, manifestó.
¿Acaso le quitará el sueño hacer un álbum en inglés? “Para nada. Eso me quitaría al menos dos años, yendo de arriba abajo, y siempre he dicho que mi prioridad es mi familia. Ese tipo de proyectos requieren tiempo, y yo es algo que me muera en hacer”, finalizó.
Fuente: ciudad.com.ar

Dejanos tu consulta en el FORMULARIO DE CONTACTO